lunes, 28 de septiembre de 2009

Libro colecivo

Aquí tenéis este estupendo libro hecho con vuestras historias sobre nuestro reloj favorito. Como podréis comprobar la imaginación es fantástica y nos permite descubrir la magia que esconde las misteriosas razones por las que las agujas de nuestro reloj han decidido pararse en la 1:36 y no en otra hora.
Leedlo y disfrutad, es vuestra obra. Y si queréis quedaros con el libro lo podéis imprimir.
¡Dar una vuelta por los comentarios y podréis disfrutar de la lectura de una historia sobre nuestro reloj que nos ha escrito YOLI CORONAS (la mamá de Eva)!






Por cierto yo siempre creí que:

El reloj de mi clase marca la 1:36 porque...
Nuestro reloj comenzó a ser feliz desde que decidieron trasladarlo a nuestra clase. Las 9:00 era su hora favorita; cuando oía la sirena que anunciaba el comienzo de las clases, el tic-tac de su corazón se aceleraba. Pasaba unos increíbles momentos observando lo que ocurría desde el privilegiado mirador que su posición le ofrecía. Pero, esa misma alegría se transformaba en tristeza cuando se acercaban las fatídicas 14:00, en las que el bullicio de la clase se transformaba en un silencio asfixiante.
Así que un día decidió poner remedio a la situación, y puesto que tenía todo el poder del tiempo en sus agujas, decidió detenerse en la 1:36 y conservar para siempre las fantásticas sensaciones que experimentaba a esa hora.


Y ÉSTA ES LA TERCERA PISTA

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho el libro electrónico,espero que haganos
muchos más.


ALBERTO 5ºB

Clase de quinto dijo...

Está muy chuli,la parte que más me
ha gustado ha sido las fotos.
Un saludo.

JESÚS 5B

Anónimo dijo...

Mola mucho este nuevo libro electónico.
Irene y Ángela.

Anónimo dijo...

Si me lo permitís, yo también quisiera dar mi versión , y creo que el reloj de vuestra clase siempre marca las 1:36.....

Porque después de tantos años dando la hora a cientos de niños, un día decidió que ya estaba cansado. Se sentía torpe y viejo, sus agujas se tropezaban tanto que empezaba a atrasarse y los niños, que miraban ansiosos el momento de dar las 2:00 en punto, gritaban crueles.- “Profe, ya es la hora, ese reloj está estropeado, ¿cuando vas a cambiarlo?”.

Y así fue como un día, apareció a su lado un moderno y reluciente reloj digital, presumiendo de sus grandes números rojos y sus múltiples funciones.- “Es hora de la jubilación abuelito, yo además de la hora, tengo calendario, termómetro y alarma; los niños van a adorarme cuando marque puntual las 14:00”.

Ya se había resignado a vivir eternamente en el desván del colegio, entre viejos pupitres, pizarras y algún ratón de biblioteca hasta que el simpático conserje del colegio lo encontró aquella tarde. Le quitó el polvo, lo abrillantó, y pensó que era un regalo perfecto para su nieta de 6 años. La niña había nacido ciega y aquellas agujas eran lo bastante grandes para que aprendiera las horas utilizando sus pequeñas manos.

Y así nuestro amigo encontró un nuevo hogar donde sentirse útil y querido y….. donde los relojes digitales no eran bienvenidos

Yoli Coronas (mamá de Eva)

Anónimo dijo...

me encanta el libro electrónico,espero que hagamos muchos más
Eva 5ºB

Clase de quinto dijo...

¡GRACIAS YOLI, POR REGALARNOS UNA HISTORIA TAN MARAVILLOSA!
Estoy seguro que nuestro mágico reloj, ya tiene claro lo que quiere ser y hacer cuando sea mayor.
Una reflexión final: ¡Qué suerte tienen algunos relojes! Grandes y pequeños dedican su tiempo a imaginar y escribir magníficas historias, donde otros nada más verían la necesidad de efectuar un simple cambio de pilas.
Por supuesto, estaremos encantados de recibir en esta ventanita del espacio digital, nuevas historias sobre nuestro reloj. Se me ocurre que no estaría mal que dentro de un tiempo pudiéramos publicar el primer "Libro electrónico de las familias de 5º B", sería fantástico.
Julio

Lara dijo...

Me ha encantado la historia del reloj de Yoli la mamá de Eva. Lara